Quiero compartir este artículo, que explica la relación importante que hay entre el psoas y el dorsal  y cómo el yoga trabaja sobre ellos.

 

Fuente original: de Alexis Alonso. Osteópata / Webpage

Leer más artículos de Alexis Alonso

Foto Credits: http://saludablemente.es/

 

El psoas y el dorsal ancho son dos grandes y potentes músculos que están muy relacionados entre sí. Principalmente en las torsiones como las que se producen durante la marcha.

El psoas-ilíaco nace en las lumbares y el hueso ilíaco y se inserta en el fémur.

Por otro lado, el dorsal ancho nace igualmente en el ilíaco y las lumbares y se inserta en el húmero. Por lo que solo estos dos músculos, comunican las piernas con los brazos.

Actúan en común para distribuir las fuerzas entre las dos cinturas, la pélvica y la escapular.

Se relacionan de manera cruzada, principalmente durante la marcha. Al caminar, cuando una pierna se adelanta (psoas) el hombro contrario se retrasa (dorsal ancho) y viceversa.

Dada esta conexión, cualquier patología que se produzca en la cintura pélvica o en la cadera, puede repercutir en el hombro.

 

Estiramiento conjunto

El psoas, principalmente realiza la flexión de la pierna y el dorsal ancho, la aducción del brazo. Por lo que para su estiramiento, debemos hacer los movimientos contrarios. Extensión de cadera y abducción de brazo.

El yoga, tiene en cuenta esta relación, y posturas como la del guerrero precisamente estiran estos dos músculos a la vez.

 

Postura del Guerrero I. Virabhadrasana

guerrero

Damos un gran paso adelantando la pierna derecha con la rodilla flexionada mientras mantenemos estirada la pierna izquierda hacia atrás. Ambos pies deben estar mirando al frente.

 

 

 

Postura del ángulo extendido. Utthita Parsvakonasana

Dorsal

Este es un ejercicio muy completo aunque se estira menos el psoas. Se estiran el dorsal ancho, los aductores, los serratos, el romboides y el tríceps braquial.

 

 

 

Leer el artículo completo

Leer más artículos de Alexis Alonso