Estoy convencida de que la observación de nuestros propios pensamientos y sensaciones es uno de los caminos a la evolución (que debiera empezar en nuestra conciencia). Esto es lo que nos hace falta a la gran mayoría, estar conectados a nuestro corazón. Ojalá los políticos también lo aplicasen…

Leer articulo original completo en: Web Ahora – Crea tu Vida

 

Si creés que los pensamientos negativos son cosa de la vida moderna, producto del estrés, o que tu caso es único, quizás te estás equivocando. Este tipo de tendencias conviven en el hombre y lo acompañan desde tiempos inmemoriales.

Muchas culturas antiguas de Oriente, que se dedicaron con esmero a estudiar la  psiquis del ser humano, nos hablan de estos asuntos y ofrecen soluciones para un problema atemporal, que más o menos, tenemos todos.

El mayor obstáculo del hombre está en su propia mente, desordenada y confusa, condicionada por las incontables impresiones de su inconsciente.

El primer paso para transformarte en un alquimista de tu mente, es aprender a observarla, siempre de manera imparcial. Con la práctica de la observación de uno mismo, podemos tomar conciencia rápidamente cuando un sentimiento negativo, como puede ser la ira o el temor, pretende apoderarse de nosotros.

Pero con eso no alcanza, pues el cambio requiere un poco más de esfuerzo. Para revertir los sentimientos que nos perturban Patañjali nos brinda una ley muy importante, una clave para edificar el carácter y construir el propio destino. Para erradicar una tendencia limitante o negativa es necesario reflexionar constantemente en la cualidad opuesta.

Es muy difícil atacar directamente a sentimientos que están arraigados profundamente, pues son muy fuertes. Debemos sembrar las semillas de las cualidades opuestas y permitirles crecer. Lo negativo morirá por sí solo.

Para erradicar una tendencia limitante o negativa es necesario reflexionar constantemente en la cualidad opuesta.

La razón de ésta técnica reside en que todas las tendencias tienen sus raíces en hábitos de pensamiento, en circuitos mentales que se repiten indefinidamente. Por lo tanto, el modo más efectivo para eliminarlos es reemplazar estas formas de pensamiento por  hábitos mentales completamente opuestos:

cambiar pensamientos de odio por pensamientos de amor, de ira por paz, de temor por  valor, etc.

Los nuevos pensamientos crean canales mentales nuevos, por los cuales empieza a fluir energía fresca que debilita poco a poco hábitos y pensamientos que nos hacen mal. La cantidad de energía mental que necesitarás, dependerá de la fuerza que tenga el  hábito,  pero si ponés  tu corazón  y perseverás, la misión tendrá éxito.

Leer articulo original completo en: Web Ahora – Crea tu Vida

 


Fuentes:

La conquista del temor. Sw Sivananda

La ciencia de la Yoga. I.K Taimni

El libro de lo Yogas. Ramiro Calle